Westvleteren 12 vs St. Bernardus Abt. 12

Hace unas semanas se me planteó el reto de comparar dos cervezas que comparten un origen y una historia: Westvleteren 12 y St. Bernardus Abt 12.
Hoy la comparación ya está hecha y quiero compartir con vosotros los resultados que he sacado de esta experiencia. Gracias a Dani Bierhaus Odeon por la propuesta y por traer a Logroño semejantes cervezones, y gracias a Alberto y Juan ElDorado Cafebar-bar por la logística.

bueno

Sobre la historia de estas dos cervezas mucho se ha escrito ya, y podréis encontrar en Internet múltiples referencias a la misma. Simplemente unas pinceladas para poner en contexto el porqué de esta cata comparada:

Los monjes Trapenses de la Abadía de San Sixto – Mont des Cats (1831), huyendo de las leyes anticlericales francesas del principios del Siglo XX (1901-1904), deciden asentarse en la localidad Belga de Vleteren (Flandes Occidental). Su nueva fundación se llamó San Sixto de Westvleteren. Como lo habitual en estas órdenes religiosas es trabajar para generar ingresos que ayuden a la congregación, encontraron un granja a 10 kilómetros del monasterio, en la localidad de Watou, y la transformaron en una fábrica de quesos llamada Refugio de Nuestra Señora de San Bernardo (Refuge Notre Dame de St. Bernard).

Entre la fabricación de quesos en Watou y algunos otros productos (cerveza) dentro del monasterio, fue pasando el tiempo hasta que los monjes deciden, en 1934, vender la licencia de elaboración de los quesos a un tal Evarist Deconick, quien seguiría elaborándolos desde entonces bajo su licencia.
En 1946, debido a las obras de restauración del monasterio, y por la necesidad de financiar dichas obras, deciden también venderle a Deconick la licencia de elaboración de la cerveza que se hacía en la abadía (cerveza llamada hasta entonces Abadía St. Sixtus de Westvleteren) y trasladar su producción junto a la fábrica de quesos en Watou.

Desde ese año Deconick se dedicó, también, a la elaboración de la cerveza para los monjes y para tres cafeterías cercanas que rodeaban el monasterio, renombrándola como Sixtus de Watou, aunque siempre bajo la supervisión del maestro cervecero del monasterio Mathieu Szafranski (de origen polaco) quien poseía las recetas, las cepas de levaduras y todo el conocimiento sobre su elaboración. En 1959 Deconick vende la fábrica de quesos para centrarse en la elaboración de cerveza y así, junto a los monjes, se van negociando nuevas renovaciones de la licencia hasta el año 1992.

7

Fue tras el vencimiento de la última licencia (año 1992) y tras la aparición, en los años 80, del sello de calidad “Cerveza Trapense” que los monjes decidieron adherirse a esta “Denominación de Origen” y proteger sus productos bajo el paraguas del nuevo certificado de calidad. Esta adhesión implicaba que la cerveza debía volver a elaborarse dentro de los muros del monasterio (nombrándose de nuevo como Westvleteren). Pero Deconick decidió hacer la guerra por su cuenta y seguir elaborando en Watou los mismos estilos de cerveza que hacía para la Abadía de Vleteren, aunque cambiando gradualmente su marca a: St. Sixtus Abdy, luego a St. Bernardus Sixtus, y finalmente St. Bernardus.

Las cervezas St. Bernardus no podían considerarse trapenses y desde entonces dejaron de tener cualquier vínculo con los monjes de Westvleteren, pero para su elaboración seguían usándose las mismas recetas originales. Esto hace que, hoy en día, muchos consumidores sigan comentando sus similitudes, e incluso se hable de “clones cerveceros” con sus inevitables comparaciones.
Las dos cervezas que la mayoría de la gente considera hoy mas similares, o incluso iguales (por origen y receta) y que pertenecen a estas dos marcas son: St. Bernardus Prior 8 frente a la Westvleteren 8 y la St. Bernardus Abt 12 frente a la Westvleteren 12 (considerada por algunos cerveceros como la mejor cerveza del mundo). De estas dos últimas trata este artículo.

La St. Bernardus Abt 12 es una Quadrupel belga de 10% y su valoración en la web cervecera Ratebeer es de 100 puntos sobre 100: https://www.ratebeer.com/beer/st-bernardus-abt-12/2530/ Fecha de consumo preferente: 12/09/2022 en la cata la abreviaré como SB12.

La Westvleteren 12 es una Quadrupel belga de 10,2% y su valoración en la web cervecera Ratebeer es de 100 puntos sobre 100: https://www.ratebeer.com/beer/westvleteren-12-xii/4934/ Fecha de consumo preferente: 11/07/2021 en la cata la abreviaré como W12.

Fases de cata:

Las comienzo a comparar a una temperatura muy fría, en torno a los 6°C.
Mucho gas al deschapar ambas botellas, chispazo imponente, al principio me preocupo pero al probarlas y terminar la cata, entiendo que no se trata de ningún defecto y que es algo normal en el estilo.

SB12: se aprecia bastante gas al servir, genera una densa crema de burbuja fina y color marfil.
W12: tiene un punto menos de gas al servirla, creándose una crema de color algo más claro y de apariencia más ligera.

3

Ambas son muy oscuras, prácticamente negras, con lo que decido aplicarles una luz por detrás y buscarles algún matiz de color diferente.
SB12: su tono es algo más rojizo (en la imagen no se distingue del todo bien) destacando su transparencia, aunque no es limpia del todo. Y se aprecian rosarios de burbujas subiendo de la base hasta la boca por el centro del cáliz.

W12: su tono es menos rojizo, algo más castaño, mucho más turbia y por tanto no se aprecia tanto la actividad de las burbujas. La apariencia, en color, es algo más añejada.

8

En aromas la evolución se nota mucho conforme se atemperan las dos cervezas, pero los matices siguen siendo diferentes en ambas.

A 6°C la SB12 muestra un nariz muy intensa. Predomina el tono vegetal, los lúpulos nobles, los ésteres especiados y el dulzor carameloso de fondo.
A 6°C la W12: muestra un aroma menos intenso, más leve, donde predomina el carácter frutal dulce, también las especias, y se muestra mucho menos vegetal.

Más templada, a 16,5ºC la SB12 ya tiene un aroma mucho más dulzón, azúcar moscovado, caramelo, leve tono de ciruela. La intensidad sigue siendo mayor y aunque las maltas van ganando protagonismo, el fondo vegetal sigue muy presente.

A 16,5ºC la W12 se presenta con unos aromas muy golosos elegantísimos. Sigue siendo un aroma menos intenso, pero es muy complejo. Algo tostado como de frutos secos, avellana, con todo tipo de frutas maduras, guindas, higos, cereza. Las especias y el lúpulo siguen de fondo pero sin imponerse al caramelo.

La sensación en boca también es sensiblemente diferente entre ambas cervezas:

SB12: inicio del trago dulce, paso por boca de notable amargor, calidez de fondo y final vegetal dulzón muy largo. Muy belga, muy caramelosa. Cuerpo medio-denso, gas poco presente (no destaca para nada) y persistencia del sabor muy larga. Las frutas maduras y el caramelo predominan en boca dejando paso a un golpe amargo, vegetal del lúpulo, que queda marcado en boca de forma importante hasta el siguiente trago.

W12: inicio del trago vegetal, tostado, almendra, paso por boca dulce, final goloso de amargor contenido y sabor persistente. Cuerpo algo más denso, con el gas justo (sin destacar) y gusto final muy elegante. Muy belga también. Frutal, dulce, especiada, con un tono tostado interesante y muy bebible.

4

Analizado todo lo anterior, yo ya tengo bien clara mi favorita. A modo de resumen, os muestro a continuación mis impresiones generales sobre ambas cervezas:

St. Bernardus Abt 12: estamos ante un cervezón. Su presencia es imponente, con una crema de tono marfil preciosa. En intensidad de aromas supera a la Westvleteren aunque con tonos diferentes. En boca supera a la Westvleteren por intensidad también. Sabor más largo y amargor más fuerte. Si bien el alcohol se nota mucho más, calienta el gaznate más que la Westvleteren. Rotundamente más dulce al final

Westvleteren 12: estamos ante un cervezón. Presencia imponente, con una fina corona blanca preciosa. Su aroma no es tan intenso pero es más elegante, tiene mas matices. En boca no es tan intensa como la St. Bernardus Abt 12 pero resulta más fina, mejor integrado todo. Amargor y dulzor en equilibrio. Los 10,2% pasan desapercibidos, cosa que no ocurre en la St. Bernardus Abt 12 donde se notan bastante. Fondo final tostado con personalidad.

Así que, para mi, la Westvleteren 12 se lleva el triunfo en este debate cervecero. La encuentro mucho más refinada. Tiene un marcado dulzor mucho más integrado con un amargor notable y un final más suave donde no se aprecia tanto el alcohol. Es frutal, golosa, con sabores de buena persistencia y un fondo amargo medido que te llama a beber otro poco más. Riquísima.

La St. Bernardus Abt 12 en relación calidad-precio es única, pero la encuentro más dura, más potente, menos pulida. El dulzor de inicio es intenso, luego aparece un amargor mucho más punzante y ese fondo cálido, muy cálido, que no queda del todo integrado en el trago. La larga persistencia del sabor y el marcado dulzor la hacen más empalagosa, me cuesta mucho más bebérmela (necesito más tiempo).
En intensidad la encuentro un punto por encima de todo en la comparativa, pero por ello me parece demasiado basta. Puede que con algo de reposo, más tiempo, en la botella se pueda ir acercando a la finura de la Westvleteren 12 pero a día de hoy es mucho mas basta y menos compleja.

Si tenéis la posibilidad de hacer vosotros mismos la comparación, os animo a ello y así podemos compartir opiniones al respecto. Recordar que la St. Bernardus Prior 8 y la Westvleteren 8 también parten de la misma base. Por tanto ahí tenéis también la posibilidad de hacer una nueva revisión comparada. Espero que os haya gustado este artículo, nos vemos por aquí o en el Instagram. Salud.

Anuncios

VI Intercambio Cervecero (La Rioja-Madrid)

Tras unos meses de descanso, y algún que otro contratiempo, nos vemos de nuevo inmersos en los Intercambios Cerveceros. En este caso llegamos ya a la VI Edición enviando y recibiendo cervezas artesanas a lo largo y ancho del país.

captura

En esta ocasión los participantes de este proyecto superamos la treintena (exactamente 34 personas repartidas en 17 parejas) y las marcas patrocinadoras superaron las 50. Algo de lo que tienen que estar orgullosos Javier y Carlos (creadores y coordinadores de esta historia). Para conocer, de forma un poco más extensa, el proyecto (incluso si queréis participar en futuras ediciones, como intercambiador o como patrocinador) podéis curiosear en este enlace a nuestra web. *Todavía nos faltan patrocinadores y participantes de la provincia de Navarra.

El emparejamiento que me ha correspondido por sorteo en este VI Intercambio Cervecero ha sido el compañero Manel (@cervezófilo). Así que la mejor selección de cervezas artesanas de La Rioja y Navarra se ha marchado a la provincia de Madrid.

Los patrocinadores participantes, por parte de La Rioja & Navarra, han sido los ya conocidos Cervezas Sargs, Cervezas Rivvo de Ogga y Cervezas La Rúa con la baja de Cervezas Beertag (fue bonito mientras duró, pero el mundo de las micro-empresas requiere mucho sacrificio y en ocasiones es difícil salir adelante). Además al grupo de Riojanos se unen los, ya conocidos, cerveceros Navarros de Kondaira. Desde aquí agradecerles a todos su apoyo y todas las facilidades que siempre nos ofrecen.

Una vez recopiladas todas las muestras y tras preparar cuidadosamente el envío, se han marchado para Madrid diferentes estilos cerveceros de la zona Rioja-Navarra:

picsart_11-08-09.12.07 copia

La Amber Ale, y la IPA de Cervezas Sargs

La Nereida (Session Ipa) y La Gunslinger (Americam Pale Ale) de Cervezas Rivvo de Ogga

La Tostada y la Pasiflor de Cervezas Kondaira

La Cream Ale y la Ban-dam (Doble Ipa) de Cervezas La Rúa

Y en sentido inverso he recibido desde Madrid, nueve referencias diferentes. Las muestras de los participantes madrileños son:

picsart_01-10-07.32.53 copia

La 360º, la Jamonera y la IPA de Cervezas La Virgen

La Rubia, la Viejo Madrid y la Imperial IPA de Cervezas La Cibeles

La Hop On (Pale Ale) la Puro Tropikal (Tropical Pale Ale) y la IPA de Cervecera Península

Presentada la nueva edición y presentados los dos lotes del Intercambio Madrid-La Rioja/Navarra, ya solo nos queda ir probando las cervezas y valorando todas su virtudes (que serán muchas). Podéis seguir estas y las valoraciones de todos los compañeros participantes, en nuestras redes sociales: Twitter, Instagram, Facebook o buscando los hashtags: #deintercambio & #intercambiocervecero & @beeriojano

Seguiremos informando. ¡Salud!

V Intercambio Cervecero

Ya estamos, de nuevo, inmersos en esta bendita locura cervecera que se llama Intercambios Cerveceros. Durante este este mes de Junio las cervezas artesanas vuelven a viajar por todo el país. Así creamos una sólida red de “colegas cerveceros” con el único propósito de promocionar las grandes cervezas artesanas que tenemos en nuestra provincia, pero que son difíciles de encontrar en otros lugares.

Captura

Para esta ocasión los compañeros Javier y Carlos (creadores y coordinadores de este proyecto) han tenido que trabajar duro, ya que el número de participantes, prácticamente, ha alcanzado la treintena. Para conocer, de forma un poco más extensa, el proyecto (incluso si queréis participar en futuras ediciones como intercambiador o como patrocinador) podéis curiosear en este enlace a nuestra web.

El emparejamiento que me ha correspondido por sorteo en este V Intercambio Cervecero ha sido el compañero Jonatan (beerdexeidanya). Así que la mejor selección de cervezas artesanas de La Rioja y Navarra se ha marchado a la provincia de Barcelona.

Los patrocinadores participantes por parte de La Rioja & Navarra han sido los ya conocidos Cervezas Sargs, Cervezas Beertag y Cervezas Rivvo de Ogga, junto a la cervecería navarra Kondaira. Y como novedad, se ha animado a colaborar con el proyecto la nueva marca Riojana Cervezas La Rúa. Desde aquí agradecerles a todos su apoyo y todas las facilidades que nos han puesto.

Una vez recopiladas todas las muestras y tras preparar cuidadosamente el envío, se han marchado para Barcelona nada más y nada menos que 12 cervezas diferentes de la zona Rioja-Navarra:

1

La Session IPA, y IPA de Cervezas Sargs

La APA y la IPA de Cervezas Beertag

La Almazuela (Belgian dark strong Ale) y La Blackita (Black IPA) de Cervezas Rivvo de Ogga

La Blanca (Witbier), la Negra (Dark lager) la Tostada (Bock) y la Patxaran de Cervezas Kondaira

La Cream Ale y la Mercury (Belgian Strong Ale) de Cervezas La Rúa

Y en sentido inverso he recibido desde Barcelona 12 referencias diferentes. Las muestras de los participantes catalanes son:

2

La Triangles (Session IPA) de Garage Beer Co.

La APA, la IPA y la Amber Ale de Beerretans

La Citra, la Hoppy Horror y la Mandanga de Quer Beer

La Primavera, la Barcelona Tropical, la Nutcase, la Tovarisch Block y la Eau D`houblon de Cerveses La Pirata

Presentada la nueva edición y presentados los dos lotes del intercambio Barcelona-La Rioja/Navarra, ya solo nos queda ir probando las cervezas y valorando todas su virtudes (que serán muchas). Podéis seguir estas y las valoraciones de todos los compañeros participantes, en nuestras redes sociales: Twitter, Instagram, Facebook o buscando el hashtag: #deintercambio

Seguiremos informando. ¡Salud!

“Doppelbock ahumada” – Schlenkerla

Aprovecharé este artículo para comentar mis impresiones sobre esta cerveza y además para dar a conocer un estilo, no demasiado habitual, como es el de las “Rauchbiers“, “Smoked beers” o Cervezas Ahumadas.

Es un estilo que hoy en día se relaciona directamente con Alemania. En idioma Alemán, rauch significa humo. La cerveza ahumada es un estilo que se mantiene vivo, entre otros lugares, en la ciudad de Bamberg  (en la región alemana de Baviera) desde la época en que se utilizaba fuego de madera de haya para secar los granos de cebada, al final del proceso de malteado.

smoke-beer-2_2

En este artículo (clic para verlo completo) explicábamos como el uso de madera en los antiguos hornos de malteado pre-industriales, terminaba siempre por quemar las maltas. El carbón mineral, el diseño de hornos modernos y los nuevos métodos de secado fueron aclarando las maltas y afinando sus duros matices ahumados.

Así que tras la revolución industrial, en el Siglo XIX, sólo los alemanes, y algunos pocos países europeos se quedaron con la receta de las cervezas ahumadas y decidieron seguir elaborándolas por pura tradición. Por gusto. Si bien algunas cervecerías artesanales, hoy en día, se han dispuesto a crear sus propias versiones, algo que los amantes de la cerveza agradecemos.

Si hablamos de esta cerveza en cuestión, en la Doppelbock de Schlenkerla para detener la germinación de las semillas, la malta verde (hoy en día) se sigue secando en hornos donde arde madera de haya. El fuego calienta el aire de secado y el humo resultante le da a la malta el típico sabor ahumado. Lo que da lugar a la singular “Malta Ahumada”.

Las “Rauchbiers” alemanas son, en general, cervezas de fermentación baja Lagers que poseen un color castaño, marrón oscuro o negro, con una graduación media-baja y que al servirlas lo primero que se percibe en la copa es ese característico aroma ahumado. Intensos tonos que permanecen también en boca, con recuerdos a especias tostadas y carne ahumada.

Esta cervecería Schlenkerla está especializada en las cervezas ahumadas y, no podía ser de otra manera, se encuentra en la ciudad de Bamberg.

Aquí un enlace a su web: https://www.schlenkerla.de/indexe.html

Dentro de la gama ahumada de esta cervecería, esta cerveza es una “Doppelbock”: una cerveza lager fuerte, oscura, con más cuerpo, el doble de densidad y el doble de alcohol que sus hermanas menores las “Bock”. Las maltas se imponen claramente a los lúpulos en este estilo de carácter carameloso e intenso.

Nombre: “Aecht Schlenkerla Eiche Doppelbock

Estilo de la cerveza: Doppelbock (ahumada con madera de haya) – Rauch Doppelbock

Grado de alcohol: 8% – 40 IBUs

Formato de la cerveza: 500ml

Royal_Mebourne_Oktoberfest_Schlenkerla

Diseño: Botella compacta, tamaño pinta (medio litro). La tipografía (escrita en Alemán) mantiene un marcado carácter tradicional, con letras de clara influencia medieval. En la chapa y en el collarín de la botella vemos el logotipo de Schlenkerla (un paisano, no muy tieso, con un bastón y una jarra de cerveza).

En Alemán podemos traducir SchlenkerSchlenkerla como “escorarse” o “caminar torcido”. La leyenda habla de que uno de los primeros propietarios de la marca no caminaba del todo recto (bien por algún accidente o discapacidad) y se adoptó ese adjetivo como el nombre comercial. Bien fuera por cojera natural, porque se le rompió un tacón de la bota o porque llevaba tomadas varias cervezas de más, es un nombre más que acertado para una cervecería.

Esta cerveza tiene una puntuación de 99 sobre 100 en la web-social cervecera Ratebeer: https://www.ratebeer.com/beer/aecht-schlenkerla-eiche-doppelbock/110514/

Fases de cata:

Deschapado normal, no se aprecia una excesiva gasificación. Al servirla se crea una densa espuma color crema. Buena retención. La apariencia es cristalina sin ningún tipo de sedimentos, ni en la copa, ni en el botellín.

Su color es castaño con reflejos rojizos. Limpísima.

Servida fría, en nariz destaca el aroma ahumado. Un intenso tono ahumado invade la habitación. Cuando se atempera, el aroma se vuelve mucho más dulzón. Mucho más redondo. Sigue destacando ese tono de humo, de carne asada a la brasa, con un fondo de caramelo maltoso.

En boca cuerpo medio-alto. Cálida y de carbonatación muy baja. A penas se aprecia gas. La notamos moderadamente dulce pero el amargor compensa el final del trago y la hace ser poco empalagosa. Muy buen equilibrio entre los tonos maltosos dulzones y el amargor herbáceo final del lúpulo (Hallertau).

IMG_20180521_165000 copia

Sabor con muchos matices, destacando sobre todo el ahumado. Azúcar quemado, frutas maduras y ese gusto de humo elegante. Ese sabor que algunos asocian a la panceta ahumada.

El pot-gusto es muy largo disfrutando de esas notas tostadas y ahumadas. No se notan, para nada, los 8% aunque es una cerveza pensada para tomar despacio, o para maridar con carnes asadas, con el clásico codillo de cerdo, o las clásicas salchichas blancas de Baviera “Weisswurst.

Personalmente, me ha resultado una cerveza muy sabrosa y con mucha personalidad. Además de tener lo mejor de las “lagers negras potentes” (que me encantan) nos encontramos con el matiz único de las maltas ahumadas. Pudiendo pensar que medio litro es demasiado (por el tono maltoso y por tanto humo) no es, ni de lejos, una cerveza que se haga pesada.

Cada día que pasa me voy dando cuenta de que con un buen uso de las maltas (amén de las levaduras) se pueden crear unas cervezas maravillosas. Únicas. Una buena reflexión que me planteo a las puertas del verano. Esa época del año en la que, esas mismas maltas, se convierten en las “hijas bastardas” de los todopoderosos lúpulos aromáticos.

Pues ténganlo en cuenta. Una vez que nos hayamos bebido todas las IPAs, NEIPAs y zumos lupulados del universo, siempre nos quedarán las maltas para recrearnos en los matices más oscuros y elegantes de la cerveza. Salud.

 

 

Experiencia Beerwars – SoloArtesanas

Quiero compartir con vosotros una experiencia cervecera que he tenido la suerte de disfrutar (hace no mucho) y que me resultó divertidísima. Os hablo de las “Beerwars” de SoloArtesanas.

soldadosLogoBeerwars-v2

Empezaré comentando que SoloArtesanas (clic para más información) es una plataforma digital desde la cual se pueden seleccionar y adquirir diferentes cervezas artesanas, de calidad, para disfrutarlas en casa. Como diría el otro: es una página web para comprar cervezas diferentes.

Partiendo de esa base, a la gente de SoloArtesanas, se les ocurre desarrollar un nuevo método Interactivo de Cata 2.0 que, además de permitirnos analizar cada una de sus cervezas, nos permite competir con otros cervezófilos, aprender de cervezas artesanas y divertirnos con ello. Ese novedoso y entretenido nuevo método de cata es Beerwars.

Os resumo brevemente el asunto:

Tras darnos de alta en la web CataCervezas.es podremos, a través de un ordenador o de un teléfono móvil con acceso a Internet, ir valorando las cervezas que hemos adquirido. Valoraremos los diferentes aspectos que componen la cata: apariencia/color de la cerveza, aromas, sabores, estilo donde encajarla, grado de alcohol posible… todo esto mediante unos sencillos test multi-respuesta. Cada apartado acertado suma puntos que se comparten de manera global, cada cierto tiempo, en la propia web del evento y así se va creando una competición, una guerra, en la que los diferentes participantes saben a quien tienen que derrotar o de quien deben tener miedo. El propio Maestro Cervecero, que ha elaborado la cerveza, ha rellenado la misma ficha de cata por eso, al final de la cata, te valoran exactamente qué nivel de acierto has tenido.

Yo he participado en dos modalidades: Beerwars LOCAL y Berwars CLÁSICA.

Beerwars Local: se realiza de forma “presencial” en un bar, en tu cervecería de cabecera. En este caso fue en el Odeón Mercado Craft Beer (Logroño), donde los dos Danis (Dani Bierhaus y Dani Soloartesanas) nos ofrecieron la posibilidad de disfrutar de un evento novedoso para mi y entretenidísimo.

Cuatro barriles con cervezas ocultas por descifrar. Cuatro tiradores de cañas numerados. Cuatro pantallas de puntuación a la vista y unos veinte participantes. Algunos entraron siendo colegas y salieron con algunas asperezas que limar.

Sin título

Según se iban sirviendo las cervezas de los tiradores, los allí presentes íbamos contestando (a través de nuestros teléfonos móviles) lo que nos parecía en cada caso: “cerveza veladacolor dorado, espuma densa, aromas a fruta tropical… es una Session Ipa“. Y en la pantalla veíamos como los nombres con los que nos habíamos registrado al inscribirnos, iban bajando o subiendo escalones en la clasificación. Divertidísimo. Además de las preguntas sobre las cervezas, se añadieron varios juegos de cultura general cervecera (preguntas y respuestas) que servían para ganar puntos extra. Conforme se acercaba el final la tensión iba en aumento, hasta que la ultima pregunta fue respondida y la clasificación dejo de moverse. Aquella batalla terminó con premios para los tres primeros y también para el ultimo clasificado. Un rato memorable de cerveceo, pique sano y risas.

Beerwars Clásica: Interactiva y mensual. No hace falta ir a ninguna cervecería. Desde tu casa, cómodamente, participas. La inscripción incluye el envió de 6 cervezas artesanas diferentes y de contrastada calidad. Las cervezas son para todos los participantes las mismas, pero son una incógnita hasta que llegan a casa. Hay un mes de plazo para ir probándolas y rellenado los cuestionarios en la web de la Batalla. Conforme se acaba el mes las puntuaciones se van actualizando y la rivalidad aumenta.

En este formato la Batalla se vuelve más completa, ya que la forma de ganar puntos es mucho más variada. Se ganan puntos por acertar las notas de cata de las cervezas, pero hay puntos extra por compartir en redes sociales las catas. Además hay tres “bandos” de los que tendremos que elegir uno y así poder ganar puntos en equipo. También hay un “archienemigo” (otro participante de la batalla) adjudicado de forma aleatoria, contra el que ganas o pierdes puntos en combates directos. Varios juegos de conocimiento cervecero, cervezas ocultas para descubrir… el desarrollo de esta modalidad es un verdadero derroche de creatividad. Genial.

Al final de la lucha, del sudor, de las lágrimas y sobre todo al final del plazo, se da por terminada la batalla mensual y lo mismo: premios para los campeones de las diferentes modalidades.

Os pongo una foto de las cervezas participantes en la batalla que me tocó librar, para que veáis que el nivel de las cervezas está muy arriba. Grandes cervezas de grandes cerveceras independientes.

2018-03-20_20.10.31

Desde mi punto de vista, esto de las Beerwars es algo que cualquier amante de la cerveza artesana debería probar, por lo menos una vez.

Es una buena forma de poder probar nuevas referencias que, en ocasiones, son difíciles de encontrar en los comercios locales. Y es muy cómodo, ya que te las envían a casa con todas las garantías.

También te obligas a prestarle atención al producto que te estas bebiendo. Aunque no pretendamos ser catadores profesionales, veremos como nuestros sentidos se van entrenando, afinando y poco a poco mejoran en el análisis sensorial a cada paso que damos.

Por otro lado se trata, como decía antes, de participar de un nuevo método de Cata 2.0. La forma clásica de hacer una cata, curso, degustación de cervezas suele ser a través de una ficha de papel que se rellena (o no) y que, en ocasiones, se suele pone en común entre algunos participantes.

Esto es otra cosa mucho más entretenida. Las Beerwars implican afinar tus sentidos para competir, in situ, con los colegas sentados a tu lado. Implica afinar lo más posible en el análisis, para proclamarte campeón del mes, entre todos los participantes a nivel Nacional. Tiene ese aliciente competitivo que lo hace mucho más divertido.

Así que ya sabéis, si por vuestras cervecerías habituales escucháis que se aproxima una Beerwar no dejéis pasar la oportunidad, porque probaréis nuevas cervezas con diversión garantizada. Y si no podéis/queréis esperar a un evento local pues tenéis la inscripción online para, el mes que viene, estar compitiendo contra soldados de todos los rincones del país. Suerte en la batalla y Salud.