Cervezas Trapenses

¿Qué es una cerveza Trapense?

Bien, empezaremos diciendo que no se trata de un estilo de cerveza concreto sino de  una “denominación de origen”. Un nombre que engloba solo a ciertas cervezas elaboradas de una determinada manera en un lugar determinado. Lo curioso es que estas cervezas se deben elaborar siempre entre los muros de un monasterio.

De entre todas las ordenes religiosas del mundo, los religiosos de la Orden Cisterciense de la Estricta Observancia decidieron seguir, entre otras normas, la “regla de San Benito” o de la estricta observancia, cuyo principal mandado es el “ora et labora” (reza y trabaja).

orval_510 copia

Según la norma de San Benito, entre oración y oración los monjes debían dedicarse al trabajo manual (para evitar la tentación de pasar el día ociosos) y de paso facilitar la supervivencia en el monasterio cultivando y elaborando diferentes alimentos. De las 24 horas del día, San Benito reguló que ocho deben dedicarse al trabajo manual, ocho a la oración y ocho al descanso de los monjes. Siguiendo esta norma también se buscaba el poder “vivir del trabajo de nuestras manos”.

Durante la época de ayuno, los monjes, comenzaron a fabricar una cerveza cada vez con más cuerpo que les ayudara a pasar todo en día sin necesidad de tomar nada más. Poco a poco fueron cultivando cereales de mayor calidad y lúpulos excepcionales para tener una cerveza que fuera su alimento y su sustento.

En la actualidad no todas las abadías de la Orden Cisterciense de la Estricta Observancia elaboran cerveza, que es su producto más representativo. Muchas elaboran queso, chocolate, galletas, miel, productos de higiene corporal, licores, vinos y productos religiosos como velas y hostias, entre otros. A estos monjes se les reconoce comúnmente como trapenses.

Este nombre se vincula al monasterio de La Trappe, situado en la población de Soligny-la-Trappe en el departamento de Orne, en la región francesa de Normandía. A los monjes de esta Abadía de La Grande Trappe se les llamaba trappist o como nosotros los conocemos, trapenses. La mayor parte de estos monasterios crecieron en la zona de Normandía y tras la Revolución Francesa, emigraron a Bélgica y a Holanda, entre otros países.

La creciente popularidad de las cervezas trapenses a lo largo del Siglo XX ha hecho que empresas cerveceras sin conexión con la Orden etiqueten sus cervezas como “trapenses” y “cervezas de abadía”. Para proteger su renombre y la autenticidad de sus productos, los trapenses registraron las marcas de sus cervezas y crearon la Asociación Internacional Trapense.

Trappist_Beer_2015-08-15

Por tanto, hoy en día, llamamos cerveza trapense a toda aquella cerveza que se elabora en alguno de los monasterios que pertenecen a la (ATP – Asociación Internacional Trapense) y que se elabora siguiendo estas normas:

  1. La cerveza tiene que estar elaborada dentro de las paredes de una Abadía trapense, por los monjes trapenses o bajo su control.
  2. La cervecería debe depender del monasterio y la cultura de empresa debe inscribirse en el proyecto monástico.
  3. Generar beneficios no es el objetivo de la cervecería. Una parte de los beneficios se destina a la subsistencia de los monjes y al mantenimiento de la Abadía; el resto sirve para pagar las obras caritativas y las personas necesitadas.

Cervezas oficialmente trapenses:

Bélgica: Achel, Chimay, Orval, Rochefort, Westmalle, Westvleteren

Austria: Engelszell

Holanda: La Trappe,  Zundert

Usa: Spencer

Italia: Tre Fontane

Francia : Mont des Cats (es trapense pero no puede llevar el logotipo oficial).

Esta última cerveza se realiza por un vínculo y una estrecha colaboración con la comunidad de Chimay, ya que sus instalaciones (Mont des Cats) fueron destruidas por un bombardeo en 1918 durante la Primera Guerra Mundial. La Mont des Cats es pues lo que se podría llamar una “cerveza de solidaridad” elaborada por la Abadía de Chimay para la Abadía del Mont des Cats.

Y es diferente de las otras cervezas trapenses solamente y únicamente por el hecho de que no está elaborada en la misma Abadía del Mont des Cats. Es por eso que la cerveza Mont des Cats no puede recibir el logotipo ATP. Cuenta con autorización de la Asociación Internacional Trapense, pero hasta que no sean envasadas en su propia abadía, no podrán estampar en sus envases en logo “Autentic Trappist Product”.

the-trappist

En cuanto a los estilos, cada monasterio suele elaborar varios tipos de cerveza. Salvo la excepción de La Trappe Bockbier que es una lager fuerte, todas las cervezas trapenses son de fermentación alta y generalmente maduradas en botella.

Las cervecerías trapenses emplean varias nomenclaturas para distinguir las distintas cervezas que producen:

El sistema más conocido para clasificarlas es aquel en que las cervezas se denominan Enkel/SingleDubbel/Double y Tripel/Triple. Estos términos guardan relación, de forma aproximada, con la cantidad de malta empleada y la densidad original de las cervezas (original gravity en inglés). A la hora de identificar las cervezas, los monjes anotaban en las barricas con marcas de tiza (cruces) dicha información (una cruz-enkel, dos-dubbel o tres-tripel). Las Enkels ya no se elaboran como tal y si a veces nos encontramos con una cerveza trapense estilo Blonde o Patersbier (cerveza para los monjes) se refieren a una versión más suave de su cerveza habitual, que solo está disponible para consumir en el propio monasterio.

Además de la nomenclatura anterior, también se pueden distinguir las cervezas por el diferente color de la etiqueta, de la chapa o del tapón, (Chimay y Westvleteren lo hacen así) o por una sucesión de números ascendente (Rocheford). Los colores y números nos hablarán de diferentes grados de intensidad y de alcohol en las cervezas.

Por último y no menos importante, la producción de estas cervezas en el monasterio debía tener una importancia secundaria y no debía haber ninguna intención de obtener ganancias. Con esta filosofía, los márgenes de beneficio son menos importante y los monjes trapenses tienen menos presión para reducir los costes en la elaboración de sus cervezas. Por tanto no tienen ningún problema en utilizar los mejores y más caros ingredientes, lo que garantiza productos de primera calidad.

La Asociación Trapense tiene carácter legal y su logotipo da al consumidor una información y unas garantías de calidad sobre sus productos. Y por si hiciera falta algún aliciente más para tomar una cerveza trapense, tendremos en cuenta que al beber una de estas cervezas, además del placer que ofrecen, estaremos realizando una “obra de caridad”.

Para finalizar, recordad siempre lo que dicen los monjes trapenses, que de cerveza saben mucho, “Una cerveza fabricada con saber, se toma con sabiduría”. Salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s