Tipos de Cerveza – Familias principales (ALE, LAGER, LAMBIC)

Con este artículo quiero empezar una serie dedicada a explicar algunos de los principales tipos/estilos de cerveza que existen.
Es increíble pensar que solo con cuatro ingredientes (agua, levadura, malta y lúpulo) se puedan obtener tantísimos resultados diferentes.

estilos.jpg

Empezaremos hablando de los tres “tipos” o más bien “familias” principales de cervezas que podemos distinguir atendiendo al tipo de levadura que utilicemos durante la fermentación: Cervezas tipo ALE, cervezas tipo LAGER y cervezas LAMBIC o Lámbicas.

ALEs – son las cervezas más antiguas, las de elaboración más sencilla. La levadura principal en este tipo de cervezas es la: Saccaromyces cerevisiae.

Esta levadura tiende a flotar y por tanto la fermentación se realiza en la superficie del depósito. En la parte alta. No necesitamos frío artificial para elaborarlas ya que la temperatura necesaria para realizar estas fermentaciones es también más alta que en las tipo LAGER (aunque rara vez superan los 25ºC) por eso, originariamente, todas la cervezas eran ALEs o de “fermentación alta”. El tiempo que dura la fermentación es bastante corto (un par de semanas) y es un proceso más natural. La variedad de estilos que nos encontramos dentro de la familia de las ALEs es innumerable, abarcando toda gama de colores, aromas y grados de alcohol. Generalmente suelen ser cervezas más aromáticas y afrutadas. Nombres como Pale AleIndia Pale Ale, Porter, Tripel, Stout o Barley Wine pertenecen a este grupo de cervezas.

LAGERs – cervezas de corte más moderno (origen en el siglo XIX). Levaduras principales de este estilo: Saccaromyces carlsbergensis/pastorianus.

A diferencia de las cervezas ALE, las levaduras para las cervezas LAGER se hunden en el depósito y realizan la fermentación desde el fondo. En la parte baja. Son levaduras de acción lenta y además necesitan temperaturas más bajas para trabajar (entre 7ºC y 12ºC). Se descubrió este nuevo tipo de levaduras/fermentaciones en la República Checa cuando se almacenaban las cervezas en cuevas o sótanos muy fríos, en la primera mitad del XIX. El tiempo de fermentación es mucho más largo (cerca de un mes) y generalmente da lugar a cervezas de gas marcado y grado de alcohol bajo (entre 3% y 5%). Aunque la mayoría de cervezas comerciales industriales son de tipo lager y tendemos a asociar “Lager” a una “cerveza rubia ligera”, también encontraremos cervezas lager de color tostado y negro. Nombres como Pilsner o Pilsener, DunkelMarzenBock pertenecen es este grupo de cervezas.

Tanto en la elaboración de cervezas de tipo Ale como de tipo Lager en la fermentación nada queda sujeto al azar. Hay una amplia gama de levaduras que se han ido seleccionado y cultivando para poder elaborar cervezas con perfiles diferentes: más aromáticas, más alcohólicas, más turbias, etc.

Sería muy difícil hacer una clasificación de levaduras porque durante décadas han sido cuidadosamente cultivadas, existiendo numerosos híbridos y subtipos. Por tanto, para la mayoría de cervezas del mundo “en la fermentación no hay lugar para la improvisación”. Seleccionaremos la levadura que más nos convenga para elaborar los diferentes estilos. Pero existe una curiosa excepción, las cervezas Lámbicas. Estas fermentan con levaduras salvajes presentes en el aire.

LAGERALE

LAMBIC o LÁMBICAS – es el tipo de cerveza más antiguo de Europa. Las levaduras principales suelen ser: Brettanomyces, Lactobacillus y Acetobacter.

Este tipo de cervezas son producto de una fermentación espontánea y aunque mucha gente las considera incluidas en el gran grupo de las cervezas de “alta fermentación” (ALEs), por su singularidad es normal que se cataloguen como una familia/tipo diferente.

En la elaboración de cerveza Lámbica cuando se enfría el mosto se expone deliberadamente al aire. Y se inicia una fermentación espontánea por acción de las levaduras que flotan en el ambiente. Durante su maduración se utilizan barricas de roble viejas cuyas paredes están impregnadas de levaduras que terminarán de realizar el trabajo. El resultado es una cerveza afrutada, deliciosamente ácida, y ligeramente picante, casi como la sidra. Su origen y casi la única zona de elaboración está en una región muy concreta de Bélgica (Leembek). El tiempo de fermentación de estas cervezas es larguísimo (de 6 meses hasta los 3 años) y mucha gente las asocia con el vino ya que con el paso del tiempo van madurando y alcanzando su máxima expresión sensorial. Dentro de las lámbicas los estilos más conocidos pueden ser las Gueuze o Geuze y las Kriek

Una vez explicadas las tres “familias” clásicas de cervezas: ALE, LAGER y LAMBIC ya sabemos un poco más a cerca de lo que nos estamos bebiendo, pero aún así nos queda un universo entero de estilos por conocer.

Os garantizo que existe un estilo de cerveza (fuera de la gama comercial) que no habéis probado todavía y que encaja perfectamente con vuestro gusto. Aunque tengáis vuestras preferencias cerveceras muy marcadas, la variedad de estilos que os podéis encontrar es casi ilimitada, así que os animo a probar y disfrutar de alguna de esas cervezas desconocidas. Sería una verdadera pena que “vosotros” y “vuestra cerveza ideal” nunca llegarais a conoceros.

Aviso: una vez que entréis en esa dinámica de probar estilos de cerveza diferentes, será muy difícil salir de ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s